jueves, 10 de mayo de 2012

EL ROBO DE LAS PRIVATIZACIONES Y LOS "RESCATES"




Encuentro en la casi siempre jugosa página de Rafapal una exposición deslumbrante por su concisión del mecanismo por el cual empresas públicas que sobre el papel nunca deberían ser deficitarias son saqueadas por esos ladrones de cuello blanco que el contubernio político-financiero ha convertido en gestores de su tramposo sistema. He aquí dicha exposición:

 "... los Iluminati infiltran en el sector público (colocándose el traje de “político”) a uno/s de estos psicópatas, que se dedica a saquear las arcas públicas mediante el modelo corruptivo que todos conocemos (inflar los contratos públicos a cifras escandalosas y concedérselos a las empresas de amigos y/o testaferros suyos, o, sencillamente, a aquellas empresas en las que trabajarán cuando salgan de la Administración). Tras mandar a la ruina las empresas públicas, se privatizan con la excusa de ser saneadas. Una vez fuera, el psicopolítico pasa a trabajar en esas empresas privadas, algunas, previamente privatizadas por el mismo delincuente de cuello blanco".

El sistema se ha mostrado increíblemente eficaz, ... ¿Hasta cuándo? En este momento de final de un modelo social inviable los ciudadanos se están atreviendo a denunciar alto y claro la estafa a la cual nos somete la mafia bancaria aliada con los partidos y sindicatos oficiales.

En esta línea se ha pronunciado el diputado de IU por Málaga, Alberto Garzón, al señalar que el nuevo rescate bancario, el que pretende insuflar oxígeno a Bankia con el dinero de nuestros impuestos, es un paso más de  una vergonzante estafa: socializar las pérdidas bancarias y privatizar las ganancias, un proceder cuyo resultado final sólo puede ser la destrucción del Estado del Bienestar. Añade Garzón que, si no hay más remedio que inyectar fondos del Estado, este debería tomar el control de la entidad vía nacionalización. Su ponencia califica de “inaceptable” que Rato haya elegido como sucesor a José Ignacio Goirigolzarri, que salió en 2009 de BBVA con una pensión millonaria.

Este analista de la situación discrepa de la lectura de Garzón respecto a cómo el señor Rato parece actuar como el "perro del hortelano" cuando deja la entidad pero quiere condicionar la gestión que le sucederá. Es obvio que ha sido obligado a dimitir, y que se le ha permitido aparentar la gestión de un relevo que le han impuesto al más alto nivel. Su falta de compromiso y su desgana eran patentes desde que el gobierno recortó sus más de dos millones de euros anuales de sueldo a "sólo" 600.000 (esos disgustos son de los que le hunden a uno).

En cualquier caso estamos asistiendo al penúltimo capítulo del colapso global de un sistema económico insostenible. La quiebra del cuarto banco de una economía tan sobredimensionada como la española significaría, sencillamente, el fin de la Unión Económica Europea, así que no es de extrañar la celeridad con la que se pretende construír un dique de contención a dicha posibilidad. A quien le parezca exagerado el dictamen (Bankia aparenta ser sólo un simple clavo en el cofre de la economía europea), le recuerdo la letra de cierta canción tradicional inglesa que glosa la derrota de Ricardo III en la batalla de Bosworth, en 1485:

Por un clavo se perdió una herradura,
por una herradura se perdió un caballo, 

por un caballo se perdió un rey
por un rey se perdió una batalla,
por una batalla, se perdió el Reino.

Y todo por un clavo de una herradura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario