domingo, 24 de junio de 2012

JESUCRISTO, UN MESÍAS "PLAGIADO"

Llogari Pujol Boix nació en Taradell (Barcelona), es teólogo por la universidad de Estrasburgo y ex-sacerdote que ha investigado las fuentes egipcias de los Evangelios (aprendió demótico para leer los textos originales).

Es autor (junto con su mujer Claude-Brigitte Carcenac) del libro “Jesús, 3.000 años antes de Cristo”, un estudio de literatura comparada en el que afirma que “los evangelistas construyeron la vida de Jesús utilizando textos egipcios”.




La siguiente entrevista fue publicada en el periódico La Vanguardia, el 25-12-2001. Pujol Boix tenía 62 años.

- Navidad: el niño Dios ha nacido.
- Pero no hace 2.000 años.

- Hay un desfase calendárico de tres o cuatro años, ¿no?
-No, no me refiero a eso: ¡yo le hablo de hace 5.000 años! La idea del niño dios nació 3.000 años antes de Cristo…

- ¿Cómo? ¿A qué niño dios se refiere?
-¡Al faraón! A la figura del faraón del Antiguo Egipto: era considerado “hijo de dios”.

- No veo la relación entre el faraón y Jesús.
- Es esta: a Jesús se le atribuyeron las enseñanzas y los rasgos característicos del faraón.

- Bueno, quizá haya coincidencias, pero…
- ¡Los paralelismos son infinitos!

- A ver.
- Ya 3.000 años a.C., el faraón era considerado hijo de dios: como luego Jesús. El faraón era a la vez humano y divino: como luego Jesús. Su concepción le era anunciada a la madre: como luego la de Jesús. El faraón mediaba entre dios y los hombres: como luego Jesús… El faraón resucita: como luego Jesús. El faraón asciende a los cielos: como Jesús…

- ¿Jesús, un clon del faraón? Qué cosas…
- ¿Se sabe usted la oración que nos dicen que Jesús creó y enseñó: el padrenuestro?

- Por supuesto: “Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…”.
- Esa oración se encuentra en un texto egipcio ¡del año 1.000 a.C.!, conocido como “Oración del ciego”. Y en ese mismo texto están, también, las que luego serán las Bienaventuranzas de Jesús. Óigame: toda la teología del Antiguo Egipto asomará luego en Jesús.

- ¿Sí? ¿Seguro que es así?
- Y no sólo eso: también el Antiguo Testamento (600 a.C.) está impregnado del monoteísmo del faraón Akenatón (1360 a.C.).

- Volvamos a Jesús: su concepción divina…
- La teogamia (matrimonio divino) viene de Egipto: dios engendra en una reina al nuevo faraón. Y hay un texto egipcio (en demótico) del año 550 a.C., “El cuento de Satmi”, que relata esto: “La sombra de dios se apareció a Mahitusket y le anunció: ‘Tendrás un hijo y se llamará Si-Osiris’”. ¿Le suena?

- El ángel de la Anunciación, María…
- Muy bien. ¿Le digo qué significa Mahitusket? ¡“Llena de gracia”! Y Si-Osiris significa “hijo de Osiris”, o sea, “hijo de dios”.

- Ya… ¿Y quién es Satmi en ese cuento?
- El esposo de Mahitusket. “Satmi” significa “el que acata a dios”: Igual hará luego José, llamado “el justo” por el Evangelio…

- Luego, a Jesús querrá matarlo Herodes…
- En la mitología egipcia, Seth quiere matar al bebé Horus, y su madre, Isis, huye con él: ¡como la Sagrada Familia huye a Egipto!

- ¿Y el oro, el incienso y la mirra, qué?
- Los egipcios los tenían por emanaciones del dios Ra: el oro era su carne; el incienso, su perfume; la mirra, su germinación.

- ¿Y los pastorcillos, qué?
- ¡La imagen del buen pastor está pintada cientos de veces en templos egipcios!

- ¿Y la circuncisión de Jesús, qué?
- Era ritual entre los sacerdotes egipcios. Y en el cuento de Satmi, Si-Osiris, a los 12 años, discute de tú a tú con los sabios del templo. ¡Como de Jesús nos cuenta el Evangelio!

- ¿Y del bautismo de Jesús, qué me dice?
- Contemple esta imagen de un sacerdote: está bautizando al faraón con agua del Nilo…

- ¡Oiga, todo me lo hace cuadrar, usted!
- Todo está en antiguos textos, pinturas y bajorrelieves egipcios. Mire este, del año 300 a.C.: el rey Ptolomeo está postrado ante Isis, e Isis le dice: “Te daré todos los reinos de la Tierra”. ¡En el Evangelio, Satanás tentará a Jesús copiando esto palabra por palabra!

- ¿Y qué me dice de los milagros de Jesús?
- ¿Ve esta pintura de un banquete? Está en la tumba egipcia de Paheri (1.500 a.C.): escenifica la conversión de agua en vino por el faraón. ¡El mismo milagro que hará Jesús en las bodas de Caná! Y cuente las jarras…

- Una, dos, tres… seis jarras. ¿Qué pasa?
- En el milagro de Jesús, las jarras son seis. Los teólogos aún se preguntan ¿por qué seis? Pues porque se copió del relato egipcio.

- ¿También el faraón hacía el milagro de multiplicar panes y peces?
- No, ese lo hizo el dios Sobk, como cuentan los “Textos de las pirámides” ¡del año 3.000 a.C! Sobk es el dios-cocodrilo, y da pescado y pan blanco a la gente de la orilla del lago Faiun… ¡Y camina sobre sus aguas!

- Ya capto, ya…
- Y una curiosidad: en pinturas góticas sobre escenas de pesca milagrosa de los apóstoles he descubierto que los peces son tilapias nilóticas, ¡especie que sólo está en el Nilo!

- ¿Algún otro paralelismo?
- El relato de Sinuhé (2.000 a.C.): es un príncipe que teme reinar, y se va de la corte al desierto, entre beduinos y calamidades…

- ¡Pero Jesús entra triunfal en Jerusalén!
- Sí: ya como “rey”… y sobre un asno. O sea, vencedor sobre el mal: el asno en Egipto era Seth, el dios que mató a Osiris y al que el hijo de éste, Horus, somete… y monta.

- ¿Y qué hay de la Última Cena?
- Osiris, dios del trigo, al morir cada año permitía a los egipcios alimentarse con su cuerpo (el pan). Y en los “Textos de las pirámides” se le llama también “Señor del vino”. ¡Y Osiris da a beber su sangre en una copa a Isis, para que ella le recuerde tras su muerte!

- La resurrección y ascensión de Jesús, ¿son también calco de la teología faraónica?
- Eso mantengo: existía un ritual de “resurrección” del faraón muerto -intervenían mujeres-, tras el que “ascendía a los cielos”.

- ¿Jesús reprodujo a conciencia esos patrones, o los aportaron luego los evangelistas?
- Mi tesis es otra: los Evangelios fueron compuestos por eruditos sacerdotes judeo-egipcios del templo de Serapis en Sakkara (Egipto): tradujeron palabra por palabra textos egipcios. Ya lo contaré todo en un libro…

Fuente: La Vanguardia Digital (por medio de El Baúl).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada