domingo, 11 de marzo de 2012

LA DEUDA NO PUEDE SER PAGADA, ¿Y AHORA QUÉ?

.
En tiempos bíblicos, la cancelación de la deuda era la única medida que podía garantizar el orden social. Cuando un nuevo rey era elegido, el contador de la deuda se ponía a cero. Hoy solo proponerlo haría reírse a algunos y poner cara de escepticismo a otros, pero, ¿tenemos otra opción?

La única alternativa es el colapso global y simultáneo de todo el sistema económico mundial, un hecho tan traumático que ninguna crisis financiera precedente puede comparársele.

El economista Michael Hudson, ex-consultor de Wall Street explica como la posibilidad de replantear la deuda ha sido ignorada por gobiernos "cleptocráticos" que han elegido salvar a los creadores de la crisis antes que a quienes la padecen (nota doméstica: parece confirmada una nueva rebaja de sueldo a los funcionarios en cuanto pasen las elecciones andaluzas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario