sábado, 4 de febrero de 2012

FUKUSHIMA: ¿"TSUNAMI" O SABOTAJE? (1ª parte)


Un ex analista de la NSA, Jim Stone, sostiene que no hubo ningún terremoto. El tsunami fue causado por bombas nucleares en el mar, y la explosión de Fukushima y la fundición fue causada por mini-armas nucleares ocultados en cámaras instaladas por una empresa de seguridad israelí. El motivo: castigar a Japón por ofrecer enriquecer uranio a Irán y apartarse de las imposiciones de los Illuminati.


Cuando comparamos el terremoto de magnitud 6,8 del 17 de enero de 1995 en Japón, que devastó Kobe con el de Fukushima, las evidencias no estan a la altura.

Una búsqueda rápida de imágenes de Google de Kobe revela la increíble destrucción de edificios, puentes, carreteras elevadas y otras infraestructuras.

El 11 de marzo de 2011, el terremoto de Fukushima de magnitud 9.0, golpeó a unos 70 km frente a las costas de Japón.

Envió un tsunami de 30 metros estrellándose sobre casas perfectamente en buen estado, carreteras y autos, y sobre una población que no había sido advertida de la llegada del tsunami y que fueron tomados completamente por sorpresa (a pesar de que los helicópteros lo estaban esperando y gente de todo Japón llegó a ver el tsunami transmitido por TV en vivo).

¿Qué demonios estaba pasando? Normalmente, los japoneses son advertidos si un tsunami se aproxima. ¿Por qué no les advirtieron? ¿Por qué no hubo daños estructurales, ni ninguna razón que les haga sospechar de que un tsunami se avecinaba?

El terremoto les debe haber parecido algo nada especial para una nación cuya gente está acostumbrados a los terremotos. En un video tomado en una sala de prensa de Tokio durante el terremoto de Fukushima, fueron vistos personal que seguian escribiendo en sus computadoras, totalmente imperturbables.

Un terremoto de magnitud 9,0 es más de 100 veces más fuerte que uno de 6,8. Uno de 9.0 tendría que haber devastado todo dentro de un radio de 1.000 km. Debería haber una carnicería urbana generalizada, incluso peor que lo que había sufrido Kobe.

Sin embargo, el terremoto de Fukushima del 11/03/11 no causó el derrumbe de ninguna estructura, ni una siquiera.




Jim Stone hizo más que asombrarse: desenterró y analizó los sismógrafos japoneses, demostrando que no hubo ningún terremoto de magnitud 9.0 con epicentro en el mar. En cambio, hubo tres terremotos simultáneos de mucho menor magnitud, todos ellos en el interior.

Las autoridades mintieron sobre el terremoto de 9,0. Un terremoto no provocó el tsunami. Debe haber habido otra causa. No es la única mentira en la explicación oficial de lo sucedido.

Resulta que la explicación oficial de la explosión del reactor de Fukushima también era falso. Los muros de contención de la energía nuclear son extremadamente gruesas y fuertes. Las explosiones de hidrógeno no podrían nunca haberlas destruido. Como una referencia histórica, explosiones de hidrógeno ocurrieron en la isla Three Mile y no causaron daño estructural, ni siquiera hirieron al personal de la planta.

Además, el Reactor número cuatro no contenía ningún combustible el 11/03/11 y por lo tanto estaba no operativo. Sin embargo, estalló y fue destruido completamente como lo fueron los otros reactores ese día. El Reactor cuatro es -como el edificio 7 del World Trade Center- una imposibilidad absoluta, una flagrante evidencia irrefutable. Un reactor que no contiene combustible no puede operar; un reactor no operacional no puede explotar a menos que alguien lo haga explota. La destrucción del Reactor cuatro sólo puede haber sido el resultado de un sabotaje.

Por James Farganne

(Fuente: http://conspiraciones1040.blogspot.com/2012/01/el-argumento-de-que-fukushima-fue-un.html; Reporte Original [en inglés]: http://www.jimstonefreelance.com/fukushima1.html)

No hay comentarios:

Publicar un comentario