domingo, 22 de enero de 2012

EL CAMINO AL IV REICH: LA EUROPA TOTALITARIA QUE VIENE

Mientras en E.E.U.U. el camino a la dictadura se encuentra ya expedito merced a la legislación que, aprobada por el Premio Nobel de la Paz (¡tiene narices!) Barak Obama, permite la detención indefinida por meras sospechas de terrorismo -entiéndase, por defender el derecho a estar informado, criticar al gobierno o, en general, "ir por libre"- la Unión Europea parece consolidar lo que ya podemos calificar de "Cuarto Reich", en la medida en que el imperialismo alemán, esta vez sin disimular su dominio económico, dicta la autoritaria legislación que el resto de los países acepta sin rechistar. Con el acuerdo tácito de nuestros cómodos eurodiputados, que parecen sólo estar mirando hacia la protección de sus privilegios, está aconteciendo la llegada de un estado autoritario global. Nosotros por votarles, ellos por permitirlo: juntos colaboramos a nuestra futura esclavitud.

Pronto el modelo neoliberal será irreversible y todos los advenedizos pretenciosos tendrán que callarse para siempre: el 28 de septiembre de 2011, el Parlamento Europeo aprobó, en una votación ajustada, la propuesta de la Comisión (un paquete de medidas que concederá a la Comisión una influencia sin precedente en los asuntos de los estados miembros), una toma del poder de gran alcance que menoscaba la capacidad de los países de fijar y gestionar sus propios presupuestos y deudas soberanas. A partir de ahora, el Parlamento y el Consejo -y, naturalmente, la Comisión supervisa el proceso- podrán obligar a los gobiernos a cumplir con las "recomendaciones" del Tratado de Maastricht, también conocido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, poco respetado en las últimas fechas. Desde 2005 este Pacto parecía una reliquia pintoresca, pero ahora, gracias al ‘sexteto’, no se tolerará ningún déficit mayor del 3%, ni una deuda nacional mayor del 60% del PIB.

A partir de 2012, los parlamentarios europeos y el Consejo diseccionarán los presupuestos nacionales antes de que los parlamentos nacionales los puedan ver. Si los países no reducen sus deudas lo suficientemente de prisa o se niegan a aceptar las ‘sugerencias’ de Bruselas, se impondrán las medidas. En caso de terquedad por parte de los estados miembros, el castigo puede llegar a tener que depositar o perder el derecho al 0,01, 0,02 y hasta el 0,05 % del PIB del país; todo depende de cómo se juzga el "delito". Por ejemplo, en el caso de Francia, con un PIB de aproximadamente 1.900 billones de euros (2.600 billones de dólares), la Comisión podría exigir un depósito o multa de alrededor de 20 ó 40 billones de euros, o hasta 100 billones de euros si la Comisión aplicara la sanción de 0,05 % del PIB.

La mayoría de los europeos no tiene la menor idea de que esto haya ocurrido y mucho menos de que sea una agresión tan salvaje a la capacidad de gobierno de sus países. Hay que admirar la maquiavélica habilidad de la Comisión para ser discretos y hacer las cosas sin contrariar innecesariamente a los ciudadanos de los estados miembros o sus parlamentos nacionales.

Simultáneamente, la Comisión alienta a los estados miembros a cumplir con otra parte del escenario neoliberal mediante una variedad de directivas que aseguren jornadas y vidas de trabajo más largas y la alineación de salarios y prestaciones sociales al denominador común más bajo.

Mientras tanto, los medios de comunicación europeos, mayoritariamente neoliberales, no ven la controversia en lo que ocurre entre bastidores en Bruselas y ayudan a tapar la protesta, hasta que sea demasiado tarde para la intervención de los ciudadanos. Todo esto significa mayores victorias futuras para el neoliberalismo y el fracaso de las economías europeas, es decir el fracaso para el 90 % del pueblo. El parasitario 10 % restante estará bien.

(Fuente:http://loquepodemoshacer.wordpress.com/2011/11/14/la-mayoria-de-los-europeos-no-tienen-ni-idea-de-que-esto-esta-ocurriendo/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario