miércoles, 21 de diciembre de 2011

KENY ARKANA, UNA MUJER VALIENTE QUE SE SABE EN LA LISTA NEGRA

Como he dicho muchas veces, vivimos un tiempo tan contradictorio que solo admite dos clases de líderes, los viejunos entrañables (dicho sea con todo el cariño y el respeto) que ya no rinden pleitesía alguna a la mafia de los poderosos (gente como Anguita, Arcadi Oliveres, Ramón Sanpedro, Noam Chomsky, etc.) y los cantantes sin pelos en la lengua (Beck, Muse, Manu Chao, Mero, Darwin, ...) que utilizan las redes musicales para llamar a la gente al despertar. De esta segunda pléyade, este blog ha acogido desde sus comienzos la voz de una mujer valiente y decidida, hija de la mejor Francia mestiza y del efervescente norte de Africa, que nunca ha aceptado la menor componenda con la rastrera élite global. Esa heroína -que en un mundo decente nunca debió serlo- es Keny Arkana, con quien todo el que "sabe" debe considerarse en deuda por lo alto y claro que ha proclamado la verdad incómoda y revolucionaria. Que el Espíritu que guía nuestro despertar la cuide y la proteja, pues ella misma no se engaña sobre el riesgo que corre por su insobornable honestidad.



Y el homenaje de este blog a esta luchadora:

¿Por qué es tan difícil ser valiente?
¿Por qué la verdad solo es dicha en una canción?
¿Por qué tienes que ser la Juana de Arco de nuestros días?
¿Por qué no entiendo mi corazón sin tí?

Ojalá mi miedo sea exagerado,
ojalá te escurras entre los grilletes de los poderosos,
ojalá mi temor no tenga fundamento,
ojalá pueda verte envejecer feliz.

Hay batallas que no hemos elegido.
Hay luces que refulgen con demasiado fulgor.
Hay arcanos que no logramos comprender,
y nombres que anuncian un destino predeterminado.

Quiero darle el tuyo a una estrella
que pueda guíarnos cuando nuestras linternas se apaguen,
quiero tener cerca tu presencia de mujer valiente,
quiero compartir un sueño de libertad contigo.

¿Por qué no pudirmos cruzarnos en silencio
en un vagón de metro atestado y en paz?
¿Por qué la rabia es el sentimiento que nos une
en un París que pudo ser un sueño de fraternidad?

Eres mi hermana y me importas,
y hasta que salgamos de este túnel de sometimiento
no voy a dejar de rezarle a mis dioses
para que te protejan y te guarden de todo mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario