viernes, 9 de diciembre de 2011

EL CLUB BILDERBERG

El club más misterioso del mundo

El nombre de este grupo proviene de su primera reunión, celebrada en Holanda a instancias de su familia real en el hotel Bilderberg, cercano a la ciudad de Arhem. Conocido como ‘el club más misterioso del mundo’, la única manera de participar en sus sesiones es mediante invitación. Sus reuniones, en las que no está permitido el acceso a la prensa, se mantienen dentro del más absoluto secretismo.

HISTORIA DEL CLUB

El “Club Bilderberg” se crea por medio de Joseph Retinger, un sueco de origen judío polaco, alto grado de la masonería. Su denominación procede del nombre de la localidad holandesa, en la que está ubicado el hotel Oosterbeek, local de su asamblea constitutiva en mayo de 1954 bajo la presidencia del Príncipe consorte Bernardo de Lippe, también masón. “La financiación del BG corre a cargo del grupo Rockefeller, la Casa Rothschild, la Banca Dillon Read, la Banca Warburg, la banca Lehman y dos instituciones muy vinculadas al mundialismo: el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial”.

Al parecer está formado por:

-Un círculo interno: el Steering Committee o “Comité de Dirección”, compuesto por 24 europeos y 15 americanos (EE.UU.). De estos últimos casi todos pertenecen al CFR.

-Además algunos de estos, pertenecientes todos al CPR, integran un círculo reducido: el Bilderberg Advisory Committee o “Comité consultivo”. Su Secretario general por parte de EE.UU. es D. Rockefeller.

-El círculo más exterior está compuesto por los invitados ocasionales y por lo afiliados permanentes. Todos son ciudadanos prestigiosos e influyentes, con o sin actividad oficial en los gobiernos de sus respectivos países. Durante tres días exponen de manera informal sus puntos de vista sobre los asuntos económicos y políticos internacionales para, con su propia experiencia, aportar un entendimiento de tales problemas y de sus implicaciones. Aunque se trata de una reunión (Conferentie) en la que no se toman decisiones ni publica sus conclusiones, sus discusiones influyen en tomas de posturas posteriores. “Los debates y conclusiones de las sucesivas asambleas del BG se mantienen en estricto secreto, pero el interés de los medios se concentra en la lista de participantes”.

He aquí el nombre de algunos españoles participantes: Esperanza Aguirre (1998, 1999, 2000), Joaquín Almunia (1998), Enrique Barón (1988), José Luis Cebrián (1988,1993), Rodrigo Rato (1991, 1994), Narciso Serra (1989, 1991), Javier Solana (1998, 1999, 2000), Pedro Solbes (1999,2000), la Reina Sofía (1991, 1992, 1994, 1996), entre otros.

Nada sabemos sobre los criterios que utiliza para el reclutamiento y la invitación a sus miembros, que no asisten a las reuniones a título privado, sino en virtud de sus altos cargos, la mayoría políticos, financieros e intelectuales progresistas. Es decir, los responsables de que el mundo sea un lugar cada vez más irrespirable debatiendo los problemas que ellos mismos han creado.

Líderes mundiales

Barack Obama acudió a la reunión del Club Bilderberg en junio de 2008, en Virginia (EEUU). Cinco meses después, fue elegido presidente estadounidense. Un ascenso igual de fulgurante tuvo en 1991 el poco conocido gobernador de Arkansas, Bill Clinton, tras ser invitado en 1991 por este grupo, que se reúne cada primavera.

Todos los secretarios generales de la OTAN han sido antes bilderbergers, como se conoce a quienes acuden a los encuentros del club.

Margaret Thatcher asistió a la edición de 1975. Cuatro años después, se convirtió en la Dama de Hierro.

El banquero David Rockefeller es, junto al político estadounidense Henry Kissinger, uno de los pilares del Club Como debería saberse, Kissinger fue el secretario de Estado norteamericano que se entrevistó con Carrero Blanco unas horas antes de que éste fuera asesinado para conminarle a que España renunciara a sus pretensiones atómicas. Con su negativa, el almirante y brazo derecho de Franco firmó sin duda su fatal sentencia.

Multinacionales

El extraño grupo cuenta entre sus miembros con los principales directivos de las empresas, políticos y banqueros más importantes del mundo. Entre ellos, los máximos dirigentes de Deutsche Bank, Chase Manhattan, Goldman Sachs, Coca-Cola, Siemens, Fiat, Suez, el FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo…

Los participantes se sientan siguiendo un estricto orden alfabético que los sitúa al mismo nivel. Desde hace algunos años, la organización facilita el listado definitivo de asistentes junto a una escueta nota de prensa en la que nunca se incluyen conclusiones. La selección de invitados corre a cargo del comité ejecutivo que busca a las personas idóneas para cada encuentro.

La falta de transparencia fomenta toda clase de especulaciones entre quienes acusan al club de tomar decisiones que afectan a la política y a la economía mundiales.

Fuente: alertadigital.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario