jueves, 3 de noviembre de 2011

GRECIA, 3 DE NOVIEMBRE: UNA VEZ MÁS LOS POLÍTICOS HURTAN AL PUEBLO SU DERECHO A DECIDIR

.
El momento que vive el Planeta es tan delicado que el simple hecho de que los ciudadanos de un país soberano pudieran haber sido llamados a decidir democráticamente sobre su futuro inmediato se ha revelado como la peor pesadilla de la élite financiera mundial. Aquellos que nunca han creído en la voz de los ciudadanos han exigido, y, finalmente, obtenido, en una muestra vergonzante del respeto que sienten por la legitimidad democrática, que se desconvoque el referéndum vinculante que había anunciado el régimen de Papandreu. No hablo sólo de las Merkel y los Sarkozy de turno, marionetas del sistema de universal usura que nos ha llevado a la crisis actual. Para su vergüenza, las hemerotecas e Internet conservarán las mafiosas declaraciones de Rubalcaba, Blanco o Elena Salgado -curiosa coincidencia, ¿sabrá lo que significa su nombre cuando lo precede una "h"?- clamando porque se le niegue la voz y el voto a la ciudadanía griega, sumándose así a una "invitación" de las que el guión de Coppola y Mario Puzo puso en boca de Al Pacino cuando, encarnando al "Padrino" Michele Corleone, espeta al politicastro amaestrado de turno "le voy a hacer una oferta que NO PODRÁ rechazar".

Ése es el respeto que sienten nuestros próceres por la soberanía nacional y la posibilidad de que los pueblos elijan su destino. No solo se le impone un régimen de esclavitud a un país entero, se pretende además que lo acepte sin rechistar.

Como inicial medida de presión se retuvo el rescate de emergencia (eufemismo que significa un crédito rápido) que la U.E. tenía previsto "entregar" a los griegos por valor de 8.000 millones de Euros, dinero que entraría por un bolsillo roto del maltrecho ciudadano heleno para salir multiplicado por el otro, previa venta del país, a precio de saldo, a la usura internacional. ¿Aceptaría Vd. un chantaje así? Es la misma respuesta que cabía esperar del pueblo griego. Por eso la élite ha tirado de todos los hilos posibles hasta conseguir que la consulta popular sea anulada, hurtándole así a la ciudadanía del país que inventó la democracia la posibilidad de rechazar su sacrificio en el altar del dios mercado. El suicidio moral al que se empuja a Grecia es inaceptable, como explica pormenorizadamente José Luis en el lúcido video-programa de "Mundo desconocido" que enlazo, grabado en un momento en el que todavía parecía que la voz del pueblo podía parar el golpe de gracia que la mafia europeísta le asesta. Hoy no es a Sócrates, sino a todo su país al que se le obliga a beber la cicuta. Hoy hay una razón más para sentirse indignado.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario