martes, 15 de noviembre de 2011

OBJECIÓN DE CONCIENCIA FRENTE A LA FARSA ELECTORAL


Cuando las máscaras caen podemos reconocer a los villanos ... y a los héroes. El mío de hoy es un joven ilicitano que ha puesto sus ... razones encima de la mesa cuando le han endosado el ser primer vocal en una mesa electoral en las elecciones del 20-N, anunciando que no acudirá y desafiando los mecanismos represivos con que la ley vigente sanciona la -supuesta- obligatoriedad de colaborar con la falsidemocracia imperante.

Sus razones se resumen en una sencilla formulación: "el parlamentarismo es un sistema en el que los ciudadanos no participan en la toma de decisiones". Sencillamente impecable. Adrián Vaillo es el nombre del joven que ha alegado su rechazo al sistema oligárquico que nos han impuesto en un escrito de autoinculpación, presentado en los juzgados de Elche, y en el que explica las razones por las que no acudirá a tomar posesión del puesto que un sorteo le ha adjudicado: "la convicción de que no vivimos en un régimen democrático, la idea de que el bien no se puede imponer y la conciencia libre". Se arriesga con ello a una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses, según establece el artículo 143 de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General, pero prefiere desafiar los mecanismos represivos con que la ley amenaza su pronunciamiento moral.

Cinco personas de su entorno han presentado sus respectivos escritos autoinculpándose de haberle inducido a esa "desobediencia civil" de la Ley Electoral. Desde aquí les deseo tanto a él como a su gente todo el apoyo. Es hermoso ver que hay gente despierta que actúa de acuerdo con su conciencia, y no con el borreguismo que nos quieren imponer. Que esa panda de delincuentes llamados políticos se voten entre ellos y que la abstención/voto nulo gane este domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario