jueves, 10 de noviembre de 2011

EL QUE VOTA NO TIENE DERECHO A QUEJARSE

.
Ahora que estamos en campaña electoral, este blog quiere denunciar seriamente la función del voto en el sistema electoral español, que no es otra que dar una apariencia de legitimidad al secuestro de la voluntad popular por parte de una casta de privilegiados que se ríen de la ingenuidad de los votantes mientras disfrutan del chollo de unos privilegios feudales -de los que haré, en breve, un repaso- a costa de todos nosotros.

Querido lector, sé consciente de qué situación contribuyes a perpetuar si votas, y, por favor, no repitas como un papagayo adiestrado lo de "el que no vota, no tiene derecho a quejarse". ¿Votas para poder ejercer el derecho a la pataleta? Si es así, tu infantilismo da pena. Tiene derecho a quejarse todo aquél que se ve afectado por decisiones que le incumben, y que además se ejecutan con la contribución económica de todos. ¿Por qué los fabricantes de consignas no han difundido "el que no paga sus impuestos no tiene derecho a quejarse", eslogan mucho más sólido que el anterior? ¿Será porque son ELLOS quienes evaden impuestos y desvían la riqueza del país a paraísos fiscales?

Amigo, es el que vota el que no tiene derecho a quejarse, porque ha entregado un cheque en blanco a un partido de acuerdo con unas reglas que le imposibilitan ejercer un control real de cómo se gestiona ese cuasi-religioso "depósito de fe" que hace. Los políticos no son nuestros amos, son nuestros empleados. ¿Qué empresario aceptaría tener que retrasar cuatro años una sanción a un empleado nefasto? ... Bien, esa es la situación que asumes cuando votas. El juego tiene trampa, y si, sabiéndolo, te prestas a él, es que mereces ser timado. Yo, por mi parte, como accionista leal de esta empresa que se llama "estado español" no acepto que en la junta de accionistas se me niegue el derecho a tomar decisiones REALES, a que me dejen elegir a los ordenanzas de la empresa y no a la dirección REAL. Como accionista tengo derecho a ejercer voz y voto, solo que la trampa del juego radica en que si voto, me quedo sin voz.

Y es que el voto, tal como está planteado el sistema electoral español, es un ejercicio de sometimiento y auto-humillación, pensado para analfabetos funcionales y no para ciudadanos con criterio, como demuestra el hecho de que basta con escribir algo propio y personal en la papeleta para que ésta sea anulada. Si saber reconocer un logo (algo al alcance de un chimpancé) puedes votar, en cambio, si tienes algo qué expresar, quedas excluído del sistema. "Vota y calla" es la consigna REAL que mantiene este sistema funcionando. Ante esto solo digo, con Luis Guitarra, que "el silencio es para los muertos", y es ese silencio mortal el que pone fondo a la farsa que la oligarquía de partidos reinante en España se dispone a representar una vez más. Hasta el recipiente donde van a parar los votos recibe el nombre de "urna" ("caja que sirve para guardar las cenizas de los cadáveres", según la R.A.E.). Piénsalo cuando te repitan, demagogicamente, lo importante que es tu voto, ése que no has podido ejercer respecto a cuantas cuestiones realmente importantes hubieras querido pronunciarte (reforma de la Constitución, rescate de los bancos con dinero público, apoyo a guerras y ocupaciones neo-coloniales, etc.) ¿Qué obstáculo REAL impide la consulta a la ciudadanía en referendum respecto a lo que nos importa? Tecnológicamente, ninguna, pero si esperas ver que la casta somete a referendum sus sueldos (por ejemplo) probablemente padeces de "delirium tremens".

1 comentario:

  1. ESPAÑA ELECCIONES 20N, COMIENZA EL CIRCO
    http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2011/11/07/espana-elecciones-20n-comienza-el-circo

    ResponderEliminar