lunes, 24 de octubre de 2011

RAFAPAL APUNTA AL CASO "FAISÁN" COMO VERDADERA RAZÓN PARA EL FINAL DE E.T.A.

O más bien para su "desactivación", puesto que ese espantajo grotesco ha sido usado por el Poder Oculto desde su origen, cuando el sector nacionalista de la Iglesia vasca lo incubó. Es algo que venían denunciando voces nada sospechosas, como la de Julio Anguita (ver vídeo). Ya el asesinato de Carrero Blanco (preparado en las mismas narices de la inteligencia norteamericana en Madrid) mostró que a E.T.A. no le dolían prendas por realizar el trabajo sucio que posibilitaba el cambio de régimen que los Bilderberg preparaban entre bambalinas. La tesis de Rafapal es que al salir a la luz los lazos de colaboración entre el ministerio del Interior y el terrorismo, la trampa se ha visto tan expuesta que solo un espectacular truco de prestidigitación como anunciar el cese de la violencia etarra podía reconducir la situación. Eso sí, con el consabido "teatrillo" que pusiera en escena el "esfuerzo" por superar la confrontación, realizado por esos mediadores internacionales reunidos en Donosti entre los que tenemos a un pájaro como Pierre Joxé, ministro francés de Interior en la época más sanguinaria de E.T.A. que siempre consideró el terrorismo vasco como un asunto interno español, negándose a la menor colaboración con las autoridades españolas, salvo, claro está, ahora que el gobierno le ha ofrecido el suculento pago por el paripé de San Sebastián. ¡Un hombre de principios!



EL CASO "FAISÁN": LA VERDADERA CAUSA DEL FINAL DE E.T.A.

Supongo que los mejores investigadores de la Conspiración os estaréis haciendo esta pregunta en estos días: ¿Por qué ahora? ¿por qué deciden acabar con ETA justo ahora?

La respuesta más obvia es que Pérez Rubalcaba se quiere apuntar un tanto de cara a las próximas elecciones, pero un ulterior análisis, nos puede dejar conclusiones más profundas.

Los verdaderos responsables del final de ETA son los policías que investigaron el chivatazo por parte de un mando policial al tesorero de ETA en el Bar Faisán de Irún, y cuyas pesquisas apuntaban al entonces Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Que hubiera una connivencia a ese nivel entre la organización terrorista y el gobierno que dice luchar contra ella era el argumento que investigadores de la Conspiración como un servidor necesitábamos para decir, como dije hace sólo ocho meses en Rentería (y por varias radios) que ETA está controlada por el Gobierno.

Tal fue el miedo a que se supiera la Verdad, que el PSOE promocionó al comisario encargado de enterrar la investigación, Antonio Camacho, a Ministro del Interior (¿quién mejor para taparlo que un directo implicado?).

La Verdad ha aparecido de manera tan flagrante que los verdaderos responsables de ETA han decidido (con buen criterio) que ese falso señuelo ya no les sirve, y por eso han ordenador a sus propias marionetas (los chavales etarras que no se enteran quién les manda) que declaren el alto el fuego.

Evidentemente, dado que sólo hace falta un mando policial para convencer a cuatro idiotas con una subvención para que tomen las armas, ETA volverá… cuando sea necesario.

La mejor manera de enterrarla es decir la Verdad alto y claro.

Porque, amigos, la Verdad es el único camino para la Paz.

Mis felicitaciones para los policías que investigaron la traición. Sólo ellos son responsables del final de ETA .

(Fuente: http://www.rafapal.com/?p=12046)

No hay comentarios:

Publicar un comentario