lunes, 3 de octubre de 2011

HISTORIA NACIONAL DE LA INFAMIA (III): LOS ATENTADOS DEL 11-M (1)

Como en anteriores entregas (el falso "caso del aceite de colza" y el crimen de las niñas de Alcasser) acogidas a este borgiano título, recojo la información más relevante que aparece en la Red acerca de otro hito en la ocultación de la verdad por parte de instancias del Poder. También como en anteriores casos, expondré primero la (contra)información que mejor describe la verdad oculta, para presentar al final mis conclusiones. Y adelanto que es mucho lo que nutrirá esta entrada, mucho, e inevitablemente, sorprendente.

ESPECIAL ATENTADO DE ATOCHA 11M ¿QUIÉN FUE?
.
Si hay un juego apasionante, éste es el ajedrez. En tan solo 64 casillas se encierra nada menos que el infinito, ya que infinitas son las jugadas que alberga. Pero hay una manera de estudiar el ajedrez si cabe más fascinante aún, y es jugar al revés. La técnica consiste en deducir a partir de la disposición final de las piezas sobre el tablero el movimiento inmediatamente anterior, luego el anterior... así hasta donde sea posible. En partidas de pocos movimientos incluso se puede llegar a la posición inicial (Arturo Pérez-Reverte refleja magníficamente esta técnica en su novela "La tabla de Flandes"). Si bien es cierto que en numerosas ocasiones una posición concreta puede venir precedida de varias posibles posiciones y puede crear áreas de incertidumbre, esta técnica nos permite descartar movimientos y afirmar categóricamente que una posición previa no se produjo. Me explico. Si por ejemplo en la partida a analizar un caballo está dando jaque al rey contrario, quizá no podamos determinar en qué casilla estaba dicho caballo en el movimiento anterior, pero podemos descartar que viniera de una posición diferente a las señaladas por su característica "L", y si alguien nos quiere hacer creer que viene de la casilla contigua, o no sabe jugar al ajedrez... o nos está haciendo trampas.

Utilizando la metáfora de la partida de ajedrez llevemos el escenario de las explosiones del 11M hacia atrás, y reconstruyamos los anteriores movimiento.

La disposición del terrorífico tablero es la siguiente:


Los anillos rojos indican la situación de las explosiones y los azules la presencia de mochilas que fueron neutralizadas por los TEDAX.

En este punto he de hacer una aclaración: en el tren de El Pozo, que era de dos pisos, un HÉROE llamado Jacobo Barrero (desde estas humildes líneas mi sincero agradecimiento como ciudadano español), sacó de uno de los primeros vagones (la parte del sumario del que dispongo no especifica cuál) una mochila que albergaba una bomba sin estallar y la dejó en el andén avisando a continuación a los técnicos de desactivación de explosivos. En el gráfico ubico el artefacto en el vagón número uno porque parece lógico pensar que siga la misma disposición que los dos convoyes anteriores, pero sin la confirmación de que esto efectivamente sea así. (Tan sólo sabemos con certeza que se encontraba en "uno de los primeros vagones")

Procedamos a desandar los últimos movimientos

Según la versión oficial, se colocaron 12 mochilas con dinamita Goma-2 ECO en cuatro trenes de cercanías de Madrid con la disposición anteriormente expuesta más una que apareció en la comisaría del distrito de Vallecas, y que no se halla reflejada en el gráfico por razones que explicaré después. Esto implica que participarían TRECE TERRORISTAS con sus trece mochilas ya que no es posible que un terrorista subiera al tren con más de una mochila o que dejara un montón de mochilas en el andén y fueran subiendo y bajando del tren colocándolas a su antojo. La versión oficial también nos dice que llegaron a la estación de Alcalá en una furgoneta Kangoo, (de cuatro plazas) y se dedicaron a colocar los explosivos en la disposición ya vista y a bajar en alguna de las cuatro paradas que hay antes de Sta Eugenia. Bueno, supongamos que todo esto es cierto y que sólo una parte de los terroristas viene en la Kangoo. Vamos a pasar por alto todas las "particularidades" que presenta la furgoneta.

Pero analizando friamente los datos de los que disponemos, ¿Que sentido tiene actuar así? Se ha especulado con que la intención de los terroristas era volar la estación de Atocha, pero en mi opinión no tiene lógica, ya que hubieran metido los explosivos directamente en la estación, o los hubieran llevado a bordo de trenes que procedieran de destinos diferentes, no en convoyes que transcurren por la misma vía y haciendolos explotar en un orden que impide que el convoy que viene detrás pueda continuar su trayecto y se vea obligado a detenerse como ocurrió en la calle Téllez estallando además a una hora diferente.Por tanto, la intención de los terroristas era matar a gente anónima. Pero si su intención es matar a génte anónima y disponían de trece mochilas "autónomas" ¿Por qué no cogieron cada uno un tren y sembraron de bombas toda la red de cercanías?. Esto hubiera dificultado exponencialmente la labor de los servicios de emegencia, y la sensación de pánico se hubiera multiplicado.

Si prestamos atención al gráfico de las explosiones, lo primero que salta a la vista es su disposición. Los explosivos están colocados en un número muy reducido de trenes y hay artefactos colocados en la primera parte de los convoyes, unos vagones libres, y el grueso de las bombas se encuentra en la parte final de los mismos.¿Por qué?.

Este video muestra la desesperación y la ineptitud de Aznar al darse cuenta que si la noticia se sabía perdería irremediablemente. Diden que las naciones no tienen ética, solo intereses. Puede ser, pero cuando eso influye a los políticos todo se corrompe, uno negando y el otro, Zapatero sacando el máximo provecho. Al final ya saben que pasó.



Si prestamos atención al gráfico de las explosiones, lo primero que salta a la vista es su disposición. Los explosivos están colocados en un número muy reducido de trenes y hay artefactos colocados en la primera parte de los convoyes, unos vagones libres, y el grueso de las bombas se encuentra en la parte final de los mismos.¿Por qué?.


Por otra parte, al llegar los TEDAX al lugar de los atentados donde había mochilas sin estallar y observan los efectos de las otras explosiones llegaron a la conclusión de que lo que había estallado ERA ALTO EXPLOSIVO C3 ó C4 que lo hace a unos 8300 m/Sg, o tal vez SEMTEX 9000 m/Sg, significativamente más rápido que la dinamita de uso civil Goma-2 ECO 5300m/Sg, y que puede ser reconocible a ojos de un experto. (Es tal el poder destructivo de este tipo de explosivo, que con una cantidad algo mayor del tamaño de un paquete de tabaco es capaz de causar gravísimos destrozos incluso sin necesisad de metralla) En consecuencia aplican el método de neutralización para alto explosivo. Pero estas mochilas no reaccionan y deciden hacerlas explotar controladamente.

Las mochilas no reaccionan... luego no contenían alto explosivo.
Por mimetismo se acepta que el explosivo que estalla en los trenes era el mismo que el que contienen las mochilas neutralizadas, y a partir de ese momento la primera impresión de los TEDAX se cataloga subconscientemente como errónea. Así mismo se asimila que el explosivo de los trenes estaba alojado en mochilas, no porque se aparecieran restos destrozados de las mismas, sino porque se hicieron explotar dos en los escenarios de los atentados y se desactivó una tercera que "apareció" en la comisaría del distrito de Vallecas, y se dedujo que los artefactos que estallaron también estaban contenidos en mochilas.

En este punto recordemos una información que adelantó Libertaddigital.com y de la que luego se hizo eco la COPE: No se encontró metralla en los escenarios de las explosiones del 11M SALVO EN UNA de la C/Téllez. (Sin especificar cuál). Al no encontrarse metralla en las explosiones (menos en una), comienzan a encajar las piezas:

1º.- En primer lugar hace verosimil la primera impresión de los TEDAX al ver los resultados de las explosiones.

2º.- Al no contener metralla y tratarse de alto explosivo, el tamaño de los artefactos pudiera haber sido bastante reducido. (quizá no el de un paquete de tabaco, pero el volumen que ocupa un cartón de leche podría ser suficiente).

3º.- Si el tamaño de los artefactos es reducido, no tienen porqué haber participado 13 terroristas. Un sólo terrorista podría haber colocado varias bombas.

4º.- Si un sólo terrorista coloca varias bombas, el número de trenes que pueden ser afectados por las explosiones se reduce. Ya no hablamos de 13 mochilas "autónomas" que hubieran podido ser diseminadas por toda la red de cercanías, sino de 3,4,5 terroristas que pudieron haber cambiado de vagón o de convoy pero con un radio de acción limitado y siguiendo un orden determinado por su presencia en cada uno de los escenarios, y que en ningún caso puede contradecir a las leyes de la física o a las del espacio-tiempo (por ejemplo, el terrorista puede cambiar de vagón aprovechando una parada en cualquier estación o esperar a un siguiente tren para colocar nuevas bombas, pero en ningún caso puede cambiar de vía o colocar una bomba en un tren anterior al que él está viajando).

5º.- En el escenario en el que aparece metralla, lógicamente explotó un artefacto que contenía metralla (parece una deducción simple, pero comprendereis a dónde quiero llegar). Si contenía metralla, el continente de dicho artefacto ya no pudo ser de unas dimensiones reducidas, y nos lleva a aceptar que fuera una mochila.

6º.- Por tanto al menos había tres mochilas en los escenarios de las explosiones (las dos destruidas por los TEDAX y la que provocó una de las explosiones del convoy de la C/Téllez)

En este punto es obligado un análisis visual de los destrozos producidos en los trenes.


Prestemos atención a las explosiones de la C/Téllez, en una de las explosiones se encontró metralla que por cierto no coincide con la metralla de la mochila de Vallecas ni con las muestras sacadas de la mina asturiana. En teoría, de las cuatro explosiones, una de ellas tendría metralla y el efecto de la explosión ha de ser algo diferente. Veamos las imágenes de las cuatro explosiones.


No dispongo de muchas imágenes de la explosión del cuarto vagón. Quizá esta es la más clara. En la foto aparecen las explosiones de los vagones 4,5 y 6.

Ahora prestemos atención al primer vagón (la explosión que aparece apartada de las otras tres explosiones del mismo convoy)


Bueno, yo no soy experto en explosivos y no me atrevo a opinar sobre la naturaleza de los mismos, pero sinceramente los destrozos de las dos imágenes anteriores aun siendo terribles (no olvidemos que había gente allí dentro) no parecen comparables a estos.


¿Es posible que la mochila con metralla se encontrara en el vagón Nº1 de la C/Téllez?¿Es posible por tanto que el tipo de explosivo goma-2 ECO viajara en la parte delantera de los trenes y el alto explosivo lo hiciera en la posterior?Esto daría una distribución lógica de los explosivos y nos haría encajar otra pieza más, y es que varias de las ubicaciones de los explosivos dificilmente hubieran sido compatibles con un artefacto del tamaño de una mochila. Todas estas ubicaciones incompatibles se encuentran en la parte trasera de los convoyes…

Volvamos a considerar la disposición de los explosivos

Si los artefactos que se encontraban en la parte delantera de los convoyes eran mochilas, estas debieron ser colocadas por tres terroristas (ya lo comentamos antes, un sólo terrorista no puede acarrear tres mochilas, dejar una, abandonar el tren para hacer lo mismo en el siguiente y finalmente coger otro convoy para dejar la última mochila). Posiblemente fueron mercenarios marroquíes CONTRATADOS para darle un tinte islamista al atentado y con la misión de colocar tres mochilas ( alguna de ellas posiblemente preparadas para no explotar con sus correspondientes tarjetas telefónicas para poder tirar del hilo) en tres trenes concretos en una parte concreta del convoy. Pero en la parte trasera del tren (a una prudente distancia para no destruir los señuelos) viajaba el gran atentado, artefactos de explosivo plástico con un tamaño reducido y que ahora sí pudieron ser colocados no por nueve sino por tres personas.

El procedimiento pudo ser de lo más simple. A las 7.01 un terrorista sube al vagón número 4 del convoy C1/21431 en Alcalá con tres artefactos camuflados cada uno de ellos en lo que parece un bocadillo, un periódico gratuito doblado, una bolsa de patatas o una lata de refesco aparentemente vacía ... las posibilidades son innumerables. Al llegar a la siguiente estación (Torrejón) el terrorista baja del 4º vagón "olvidando" uno de los artefactos y monta en el número 5 antes de que el tren prosiga su marcha. Una vez en el 5º vagón repite la operación y al llegar a S. Fernando vuelve a bajar y monta de nuevo en el número 6 coloca un último explosivo y ya en Coslada abandona definitivamente el tren.

Nota: Los vagones 4, 5 y 6 están comunicados entre sí y tal vez el terrorista cambiara de vagón sin bajar al andén, pero en mi opinión la parada en las estaciones es el momento ideal para pasar desapercibido entre el trasiego de viajeros. En todo caso, es un tema menor. Otros dos terroristas más hubieran hecho lo propio con los dos siguientes convoyes, el C1 17305 y el C1 21435 que salieron de Alcalá a las 7.04 y 7.10 respectivamente.


Pero aquí algo no cuadra. Si miramos el gráfico de las explosiones, la explosión de Sta Eugenia parece estar fuera de lugar. En teoría esta explosión parece destinada al 6º vagón del convoy que hizo explosión en El Pozo. ¿Qué pasó? Yo me inclino a pensar que al terrorista no le dio tiempo a bajar del 5º vagón y volver a subir en el 6º. No hay que olvidar que dicho tren era de dos pisos y los artefactos estaban colocados en la parte de arriba, hubiera bastado una pequeña aglomeración en la escalera o en la puerta... en fin quizá simplemente el 6º vagón estaba muy lleno. En esta tesitura, el terrorista opta por esperar al siguiente tren y colocar la carga en cualquier vagón (aquí no está condicionado en cuanto a la importancia de la posición en el convoy). Subió en el número 4.

Por tanto el propósito original de los terroristas pudiera haber sido el de colocar los explosivos en la siguiente disposición:


Dos clases de explosivo, dos disposiciones diferentes, dos maneras de colocar los artefactos... dos atentados paralelos en definitiva. Ahora podemos tratar de contestar a la pregunta planteada al principio de la exposición: "Los explosivos están colocados en un número muy reducido de trenes y hay artefactos colocados en la primera parte de los convoyes, unos vagones libres, y el grueso de las bombas se encuentra en la parte final de los mismos.¿Por qué?".

1º.- Porque si un terrorista ha de poner más de una bomba, sus movimientos están limitados, y como hemos visto, el resultado de sus acciones ha de tener una secuencia lógica y metafísicamente posible (los movimientos de ajedrez a la manera inversa).

2º.- La misión de los mercenarios (los peones negros) era la de teñir de apariencia islamista el atentado, y no cogieron trenes al azar, su misión era la de coger unos trenes concretos, precisamente los mismos en los que los misteriosos sujetos (los alfiles blancos) colocaron las mortíferas bombas de explosivo militar.

3º.- Porque concentrando las explosiones en un espacio relativamente reducido, el cerebro de los atentados pretende que este se vea como un "todo" y no como explosiones diferentes. Intenta de este modo que la información que nos hace llegar vía mochilas señuelo sea extrapolada a todas las explosiones.

4º.- Porque no hay mejor manera de salir indemne de la comisión de un crimen, que la de encontrar a alguien con las mismas intenciones que tu y golpear a la vez. El cine y la vida real está repleta de ejemplos; El asesinato de Kennedy es paradigmático. Nadie duda de que Lee H. Oswald disparó contra JFK pero a la vez que él disparó ¿quién más lo hizo?

5º.- Porque posiblemente, los "peones negros" desconocían la existencia de los "alfiles blancos"... nunca lo sabremos, ya que se "suicidaron" en Leganés. Hubiera sido interesante que hubieran podido confirmar de cuántas explosiones fueron responsables.

6º.- Porque LOS QUE REALMENTE ATENTARON EL 11M NO QUIEREN QUE SE CONOZCA SU IDENTIDAD. (Y hasta ahora lo están consiguiendo).


Por último señalar que hay una pieza en otra parte del tablero y que no aparece en el gráfico. Se trata de la mochila encontrada en la comisaría de Vallecas. La versión oficial nos dice que se encontraba en el tren de El pozo simplemente porque se encontró dentro de la comisaría entre las pertenencias de las víctimas que viajaban en dicho tren, pero según el sumario los TEDAX inspeccionaron por DOS VECES todo el convoy. De todos es conocido el celo y profesionalidad de los TEDAX que velan por nosotros. Sin ir más lejos, en Atocha cebaron e hicieron explotar una mochila sospechosa que resultó ser de un estudiante y que sólo contenía libros y material escolar, así que sólo con este dato podemos descartar que esa mochila estuviera en el tren de El Pozo.

Tal vez los TEDAX destruyeron las mochilas señuelo destinadas a no explotar y con ellas las pistas puestas con el propósito de conducir a la policía a los pelanas de Lavapiés antes (y ahí está la clave de todo) de que los españoles fuéramos a votar. En este punto, el cerebro de los atentados se vió obligado a hacer o mandar hacer una nueva mochila deprisa y corriendo (la lograron fabricar parecida pero no igual) y colocarla entre las pertenencias de los viajeros del tren (ya en la comisaría) para llegar a tiempo de influir en las elecciones. La gran pregunta (y esa no la puedo contestar en esta exposición) es: ¿quienes eran los misteriosos alfiles blancos? y lo más importante ¿quién movía las piezas sobre el tablero? ¿quién mandó matar españoles inocentes que iban a sus obligaciones cotidianas para cambiar el gobierno?

(Fuente: http://ziriaco.blog.com.es/2005/12/10/lo_que_de_verdad_pasas_el_11m~37671)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada