domingo, 26 de junio de 2011

RELEE EL CONTRATO

Hay un contrato que nos ata a todos. Por cumplirlo, hemos renunciado a ser dueños de nuestras vidas, de nuestro pensamiento, de nuestra libertad. Se nos ha dicho que a cambio recibimos la protección y los servicios del Estado. Pero por algo a lo que tenemos derecho pagamos de por vida y con nuestra vida. Y sabemos que la otra parte hace trampa. Un acuerdo que solo obliga a una de las partes no es un acuerdo, es una IMPOSICIÓN. Así que ha llegado la hora de despertar y replanteárnoslo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario