viernes, 24 de junio de 2011

CELEBRACIÓN DEL SOLSTICIO DE VERANO

.


Convocados por RAFAPAL.COM varios cientos de personas acudimos a la celebración de la noche más corta del año en el Parque de la Cornisa de Madrid, detrás de la goyesca basílica de San Francisco el Grande, en los terrenos que el obispado quiere destinar a lo que se ha venido en llamar "la ciudad de la Iglesia". Y parecía que la convocatoría iba a verse frustrada por la negativa de una patrulla de la Policía Municipal a que allí se encendiera algo más que un cigarrillo.
Hubo protestas, petición de explicaciones, y cierta tensión cuando un expeditivo agente exigió que se apagaran los cuatro papeles que "alguien", en actitud retadora, fue prendiendo una y otra vez.

Cundía el desánimo, pero tratándose de la mágica noche de San Juan "algo" tenía que suceder. Y sucedió: los mismos policías que, en actitud autoritaria, no se dejaron ganar el pulso inicial, renunciaron a intervenir cuando el enésimo fuego del crepúsculo fue encendido por ... los niños.














Los pequeñajos asistentes dieron por infructuosas las negociaciones con la autoridad y, libérrimamente, se dieron el permiso de jugar con fuego. Nadie les reprendió (al contrario, cuantos estábamos allí aplaudimos su gesto), y su espontánea hoguera empezó a crecer, proclamando que aquello no lo iba a detener una ordenanza dictada por algún cascarrabias peleado con su infancia.



Fué el mejor comienzo para lo que vino a continuación: una ceremonia "pagana" en la que, a través de un cuidadísimo y evocador ritual, se celebró la conexión con los cuatro elementos, con el sol central de la galaxia y con el espíritu de ese genial y semi-olvidado inventor que fue Nicola Tesla (1856 - 1943), padre de la energía libre, y cuyos inventos -desde la bombilla sin filamento hasta la célula fotoeléctrica- fueron literal y sistemáticamente robados por una industria voraz que buscaba -y busca- sacar provecho económico de cuanto debería ser beneficio global de la Humanidad, y no particular de los codiciosos, a quienes este santo patrón de la noche mágica espetó: "El presente es de ustedes, pero el futuro es mío".








Tesla, que merece su entrada propia en este blog, trabajó en robótica, control remoto, computación, teletransportación, ... consiguiendo éxitos que, por no haber patentado, fueron saqueados por aprovechados como Edison o Marconi (sí, Tesla es el inventor de la radio, tal como reconoció la Corte Suprema de E.E.U.U. en 1943).




Oh, Espíritu de Nicola Tesla

Señor de las Telecomunicaciones

Príncipe de la Energía sin cables

Profeta del Nuevo Tiempo

Tú que soñaste el futuro

de una Humanidad libre de cadenas

Disfrutando de la Energía en Libertad,

Ilumina las mentes de los inventores

para que liberen las tecnologías

que terminen con la esclavitud energética

Oh, Nicola Tesla

Desde el otro lado del velo

Te pedimos ardientemente,

que hagas realidad en nuestras vidas:

El Motor de Agua….

El Motor magnético..

El Motor de Plasma

Y la Energía del Punto Cero

Oh, sublime Nicola Tesla

haz que la teletransportación

y los platillos volantes

sean de libre acceso para toda la Humanidad

Oh, ignorado y censurado Nicola Tesla

Tú que un día dijiste:

El presente es de los codiciosos

pero el futuro será mío

Libera YA LA ENERGÍA LIBRE




Recitada esta invocación como punto culminante de la ceremonia, el parque es ya una fiesta que ninguna prohibición va a detener. Se enciende una hoguera en el centro del círculo ritual -otras "surgen" en torno a nosotros-, y la gente salta y baila a su alrededor.




Es la noche de San Juan, y la tradición revive un año más, habitada por la conciencia de que el mundo está cambiando, y la esperanza de que la energía libre será un peldaño más en la liberación de la Humanidad.

Así sea.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario